PIANGUITA FáBRICA DE ATARDECERES

Hace tres años visité Pianguita para celebrar  fin de año acompañado de mi familia.  Es un lugar mágico, alejado de las comodidades de un hotel cinco estrellas pero brindando lo mejor en ecoturismo,la experiencia es bastante satisfactoria.

Este recorrido inició a las 5 am desde la ciudad de Dosquebradas, Risaralda, una población aledaña a Pereira, algo así como Cota con Bogotá; la distancia son aproximadamente 260 kilómetros hasta la ciudad de Buenaventura, unas cuatro horas y media en carro. Es un viaje bastante bueno , las vías hacia el Valle del Cauca se encuentran en un excelente estado y la vía es doble calzada, casi que todo el recorrido; se presentan algunas demoras en el corregimiento de Loboguerrero, en el municipio de Dagua, por alta  concentración de tractomulas, por lo general desde este punto hasta Buenaventura, la vía es bastante transitada por vehículos de carga pesada, por lo tanto hay que ser paciente y prudente a la hora de viajar por este tramo.

Al llegar a Buenaventura, guardamos el carro en un parqueadero de la zona, luego nos  dirigimos al muelle a comprar tiquetes para viajar en lancha, el  costo son $35.000 pesos colombianos, unos 9,5 dólares,  por persona, cubre ida y regreso.

Al llegar a nuestro destino, nos encontramos con una familia raizal del lugar, bastante amable. Nuestra cabaña, modesta pero con las suficientes comodidades para estar allí.

En el lugar la cobertura para teléfonos móviles no es la mejor por lo tanto la desconexión es total.

Para los amantes de la comida de mar este lugar es perfecto, podemos disfrutar de diferentes  platos de la gastronomía del pacífico, usan aliños (son salsas o condimentos que se usan para dar sabor a las comidas) y el aceite achiotado (El achiote es un colorante natural, que se extrae de la semilla de un árbol y se usa para hacer aceite y condimentar las comidas), acompañado con  coco, pescados frescos y frutos de mar, son la combinación perfecta para dar como resultado una cocina única y  una explosión de sabores.

Durante nuestra estadía, pudimos ver el llegar los buques al puerto,  apreciar la combinación de selva y mar, nacimientos de agua dulce que terminan en el mar. Es una experiencia única para aquellos que buscan desconectarse de la ciudad y quieren cargarse de buena energía.

Como era fin de año, nos brindaron un plato especial, obviamente basado en mariscos , recibimos con fogotas, a la orilla del mar, el nuevo año, fue un hermoso viaje, inspirador, lleno de buenas vibras y no convencional, un verdadero abrazo con lo natural.

Dentro de los aspectos negativos y que deberían mejorarse, la suciedad en el puerto de Buenaventura; es increíble la cantidad de basura y la poca importancia que se le da el mantener en buen estado y limpio el puerto, a simple vista es desagradable y aunque hay muchas personas raizales que intentan mantener las playas limpias de la región, esto no es suficiente y el mar termina llevándose los desechos y así aumenta la contaminación.

Cuando quieran darse la oportunidad de viajar alejado de la urbe, elijan Pianguita, es hermoso en toda su extensión y realmente es un sitio para ver los mejores atardeceres, por algo se le dice la fábrica de atardeceres.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *