¿QUé HA CAMBIADO?

Soy Daniel , desde hace varios años mi vida cambió de manera radical a causa de mi salud, en primer lugar por una Uveítis Interna (una enfermedad ocular muy dolorosa) y segundo,  un dolor  lumbar o como todos lo conocemos un simple dolor de espalda.

Venía sintiendo molestias, pero como cualquier persona joven  creía que era un simple dolor de espalda, no le presté mayor atención, tomaba cualquier medicamento para mitigarlo y seguía adelante con mi vida.
Soy oriundo de Bogotá, Colombia.Nací en una familia de clase media que me brindó todo el amor y las cosas necesarias para tener una niñez muy feliz.

Al terminar mis estudios de secundaria, tomé una de las decisiones más controversiales para ese momento de la vida, formarme como militar en Colombia, sí, en Colombia, un país que lleva una guerra sin sentido. Durante mi estadía en la escuela militar , hacia mucho ejercicio,más del que alguna vez había realizado, y  mis días en ese entonces, solo era ejercicio, hasta que por diferentes motivos  no  pude continuar.

Sin saber que seria de mi vida, opté por algo que siempre me había apasionado,los sistemas de información y computadores , lo que me llevó a formarme como Ingeniero.

En el  2009, ya estaba radicado en la ciudad de Pereira, ubicada en el centro occidente del país. Un día me  levanté, como de costumbre muy temprano y encendí la luz, de repente, mi ojo izquierdo se cerró, sentía mucho dolor y no lo podía abrir, fuí al oftalmólogo,me atendió un médico algo viejo y me indicó que tenía algún tipo de fotosensibilidad pero que no debia alarmarme, me recetó  unas  gotas y regresé a casa. Días después, sucedió lo  mismo en mi ojo derecho, había perdido mi visión temporalmente y sumado a esto perdí peso significativo y nuevamente, acudí al oftalmólogo donde me atendió, en esta ocasión, una doctora más joven y me indicó que mi enfermedad se llamaba Uveítis y no era fácil encontrar un especialista en el país en esta epoca. 

Viajé a Bogotá y con la ayuda de mis padres encontré a un Oftalmólogo especialista en Uveítis e inflamación ocular, Retina y vítreo,Doctor Gaviria. Me valoró y explicó en qué consistía esta enfermedad, a que se debía y que el tratamiento era  bastante  agresivo para poder detener la enfermedad. Debía iniciar una dieta estricta para recuperar alrededor de unos quince kilogramos de peso. Terminé el tratamiento, perdí algo de visión en uno de mis ojos, motivo por el cual uso lentes. 

Todo volvió a la normalidad y  durante nueve años no tuve ningún episodio, lo que no sabía es que más adelante iba a estar relacionado con mi dolor lumbar.

Para el 2013 inicié mi trabajo como ingeniero en una universidad de la región pero sentía que me faltaba algo más, entonces, empecé a dictar clases en las noches en otra universidad. Como mi tiempo entre semana estaba totalmente ocupado, los fines de semana los dedicaba a ejercicio  y a la familia.

El tiempo fue pasando y el dolor de espalda que siempre me había molestado, cada vez era peor, y decidí hacerme estudios clínicos para saber que me estaba pasando. Primero,radiografías de columna, sencillas, pero su preparación no lo  era tanto, no me encontraron nada. Segundo, resonancias magnéticas, y como resultado, hernias discales. Esto significaba someterme a fisioterapias fuertes. Las culminé con éxito y creí que todo estaba superado.

Pasaron varios años y solo tenia dolor que desaparecía con analgesicos y con dias de descanso.

En el verano de 2018 , fue el inicio del deterioro de mi salud. Me encontraba en vacaciones y tuve un nuevo episodio de Uveítis. Al llegar de vacaciones,visité a un oftalmólogo. No había rastro de la enfermedad, entonces inicié con mis labores sin problema. Al siguiente mes , de nuevo,otro episodio, decidí buscar al especialista que me había ayudado años atrás. Él estaba radicado en la ciudad de Ibagué, viajé luego de 4 horas en carro. El doctor realizó diferentes pruebas en mi ojo izquierdo,salieron bien y eso me tranquilizó , adicional me indicó que este episodio no había sido fuerte pero que debía estar atento y consultar con el oftalmólogo de ser necesario.

Decidí hacer algunos cambios en mi estilo de vida, pensé que quizás mis extenuantes jornadas de trabajo y labores, eran causas de mis episodios de Uveítis y de mi dolor lumbar. Dejé de dictar algunas horas de clases pero no fue suficiente , los dolores de espalda llegaron más fuertes y terminé incapacitado y tomando antinflamatorios. Llegando septiembre tuve un tercer episodio de Uveítis y se agudizó mi dolor de espalda, nuevamente, al médico y a iniciar estudios clínicos, nuevo neurocirujano , nuevos exámenes, radiografías, resonancias etc.

Llegó 2019 , el dolor lumbar persistía y ahora era diferente, ya no podía dormir, me levantaba rígido como si mi espalda estuviera hecha de concreto, mis manos empezaron a doler y trabajar era, cada vez más difícil.  Me enviaron a hidroterapia para disminuir dolor, me hicieron una Gammagrafía, un examen que consiste en inyectar, en una vena, material radiactivo y así detectar cualquier tipo de alteraciones en el cuerpo, y finalmente me remitieron a un Reumatólogo.

Fue algo nuevo asistir al reumatólogo, él te hace una evaluación estricta de las articulaciones, revisa tu postura ,el ángulo en que puedes doblar la columna, hace preguntas  puntuales sobre el estado de salud tuyo y el de tus familiares, asi no sean de primer grado de consanguinidad, y fue en esta etapa de preguntas donde algo se concluyó – ¿Que enfermedades ha presentado?, mi respuesta fue simple “Uveítis Bilateral, hace unos diez  años y tuve tres episodios en mi ojo izquierdo el último año”- el médico me miró  e indicó que este tipo de patologías oculares y las discopatías degenerativas tienden a estar relacionadas de alguna manera, aunque no era concluyente para una enfermedad reumatológica. Entonces asocie las dos enfermedades. 

Inicié con mi primera incapacidad larga y a tomar medicamentos muy diferentes a los comunes. Durante esa semana, asistí a consulta con el Fisiatra , quien vio mi historia clínica e hizo el diagnóstico, al cabo de 3 minutos, me miró fijamente y me  dijo “Daniel su problema no es de mi especialidad, debe continuar con el Neurocirujano”. Era la primera vez que me veía un medico y me sentía confundido.

Mi calendario de Google estaba lleno recordatorios para la toma de muestras de sangre, citas médicas con diferentes especialistas Urólogo, Oftalmólogo, clínica del dolor, Neurocirujano y Reumatología, y entre ellos uno nuevo, el médico centinela, este médico  lo único que hacía era mirar mi historia clínica y evaluar que estuviera cumpliendo con las citas médicas y que se me entregará el medicamento, este médico jamás me tomaba signos vitales o algo asi.

Durante este proceso de ir y venir, acompañado por mi esposa, ya no trabajaba igual, no solo por el número de consultas médicas a las que debía asistir, si no porque muchas veces llegaba de estar incapacitado a nuevamente estar incapacitado. Solo laboraba uno o dos días.  Empecé a tener dificultades para comunicarme en mi trabajo, vivía irascible. 

Muchas veces la gente piensa que el ingeniero de sistemas no hace nada porque está sentado ocho horas frente a su computador , se limitan a juzgar y no conocen ni sus tareas a desarrollar ni sus vivencias personales, y eso me pasaba a mí, entonces recordé lo que el médico me había dicho en una ocasión, que las personas que sufrían de dolor de espalda eran más irritables, y ahora sí lo creía. 

Ya ha pasado un año desde que estoy en consulta con especialistas  y a la fecha, no tengo un dictamen claro. Quizás,una Espondilitis Anquilosante, que es una artritis inflamatoria en la columna vertebral que puede ocasionar una joroba exagerada o una Discopatía Degenerativa, esta es bastante dolorosa, empeora con la edad y desgasta los discos espinales. No lo sé. Espero tener un dictamen pronto para , con suerte, dejar de lado los recordatorios de citas médicas y las horas en que debo tomar el medicamento.

Ahora y siempre cuento con el apoyo de mi familia y  de esos verdaderos amigos , por ellos, por mi deseo un desenlace justo y a tiempo.

Spread the love