Y SI LA CRISIS ME INVADE

Durante nuestra vida siempre vamos a tener dificultades y estas van a ir creciendo a medida que van pasando los años, durante nuestra infancia las crisis pueden ser por algún juguete, en nuestra adolescencia a causa de un desamor o el hecho de que estamos formando nuestra personalidad y somos cambiantes en nuestro estado de ánimo, gustos o simplemente no sabemos qué va a ser de nuestra vida.  Pero al crecer o pasar a la edad adulta la vida se vuelve más compleja en muchos aspectos. Un concepto que aparece en nuestra vida es  la palabra crisis, esta palabra  proviene del griego que se refiere a un punto de inflexión, es  decir, un momento decisivo en nuestra vida, en que debemos tomar una decisión de darle un giro a nuestra vida, la situación por la que estamos pasando y que por lo general busca el “estar mejor”. En ese momento en el que  ingresamos en estado de crisis, se podría definir como que el camino conocido desaparece, y es hora de iniciar  nuevos rumbos, también se dice que la palabra crisis significa CRECIMIENTO y tiene mucho sentido ya que en los momentos más difíciles o de crisis es cuando nos impulsamos para resurgir, retomar, reiniciar, reempezar.

Nosotros los seres humanos somos un sistema, al igual que nuestras familias o las ciudades y como una gran mayoría de sistemas nos debemos retroalimentar de nuestro entorno y esto hace que como sistemas seamos resistentes a los cambios, algo que es normal pero no del todo sano para nuestra mente, es más sencillo estar en una zona de confort que tener que luchar por un cambio; un ejemplo muy sencillo estamos en un trabajo nos pagan lo suficiente pero no nos gusta, no estamos dando el cien por ciento de nuestras capacidades o el ambiente laboral es tóxico, pero muchas veces es más fácil quedarnos allí que salir a buscar nuevas opciones y es normal cuando tenemos obligaciones financieras, familiares, personales  y esto nos lleva a no tomar decisiones por temor a que pasaria si me muevo de mi zona de confort..

Pero dentro de este sistema llamado vida siempre vamos a tener ciertas crisis que no son más que una entropía, es decir una medida de desorden de nuestro sistema y de alguna forma es necesario. Ante una situación de crisis, el desorden en nuestra vida crece, es mayor y generalmente generamos resistencia a esos cambios  y esto lleva a un desorden y caos en nuestro sistema. Pero durante el periodo de crisis no todo es malo porque nos va a permitir reencontrarnos, vamos a crecer como seres individuales que somos,  incluso nos va permitir crecer de manera espiritual,  una crisis nos va a llevar a afrontar la vida quizás de maneras que no imaginamos y no sólo en el tema de nuevos aprendizajes y recursos; ya que siempre el renunciar  a lo que estamos acostumbrados o a nuestra zona de confort, a nuestra vida, siempre nos llevará a un crecimiento y maduración emocional.

De alguna manera y de manera personal durante mis tiempos de crisis  he pasado por las siguientes etapas: 

  • Duelo: básicamente es dejar ir.
  • Autoevaluación: realizar una introspección de la situación es ideal hacerlo dolor.
  • Autoaprendizaje y toma de decisiones: acá debemos tomar el control de la situación sin importar cuál sea.
  • Iniciar nuestra transformación puede ser buscando metas pequeñas.
  • Y evaluar nuestra espiritualidad.

Estos pasos yo los he realizado durante mi proceso y me ha servido porque aunque el estar con quebranto de salud me ha brindado la oportunidad de reconocer lo importante de valorar las pequeñas cosas de la vida, valorar aún más mi hogar, valorar mi familia, mis amigos pero ante todo movilizarme frente a esta situación. No ha sido fácil pero cada día es una nueva meta alcanzada, aunque viva aún con la incertidumbre de un diagnóstico, no sé si sea grave o no, solo se que el mundo en el que vivía cambio, pero cambio para bien para mejorar y para disfrutarlo aún más.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *